domingo, 26 de mayo de 2024

La Evolución de la Alimentación en Estados Unidos

La Evolución de la Alimentación en Estados Unidos: De la Gran Depresión a los alimentos industrializados


Durante la Gran Depresión, el desempleo era omnipresente y las colas para obtener comida gratuita se extendían interminablemente. Esta crisis, consecuencia del colapso bursátil de 1929, transformó un próspero Estados Unidos en una nación marcada por la pobreza y el hambre. Antes de este periodo, la idea de que el gobierno debía alimentar a su población no era común. Sin embargo, la situación cambió drásticamente cuando el desempleo alcanzó el 25% en 1933, y las largas filas para obtener alimentos gratuitos se convirtieron en una realidad diaria incluso para aquellos con empleos públicos proporcionados por el New Deal de Roosevelt.

“La Gran Depresión fue la primera vez que el gobierno federal asumió la responsabilidad de alimentar a los hambrientos”, señala Andrew Coe, coautor de "A Square Meal: A Culinary History of the Great Depression". El gobierno de Franklin D. Roosevelt, buscando maneras de alimentar a las familias de manera económica, implementó las comidas de 7.5 centavos de Eleanor Roosevelt, aunque estas eran a menudo insípidas y poco nutritivas.

La llegada de la Segunda Guerra Mundial subrayó aún más el problema de la desnutrición, cuando muchos hombres jóvenes fueron rechazados del ejército por estar por debajo del peso adecuado. Esto impulsó al gobierno a mejorar la dieta de los estadounidenses, promoviendo una mayor ingesta calórica y modernizando la agricultura mediante la mecanización y electrificación rural, además de invertir en infraestructura de transporte.

En 1941, Thomas Parran, jefe de salud pública, destacó la necesidad de proporcionar alimentos adecuados a precios accesibles, rechazando la solución de recurrir a medicación para combatir la desnutrición. La política gubernamental se enfocó en abaratar los alimentos y en la fortificación de productos con vitaminas, lo que impulsó la producción de alimentos ultraprocesados.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la suburbanización y la “supermercadización” transformaron la venta de alimentos. Surgieron productos como las "cenas de TV", alimentos precocidos que solo requerían calentarse. Aunque convenientes y baratos, estos productos reemplazaron ingredientes completos por versiones más baratas y menos nutritivas, cargadas de azúcares, sal y grasas de mala calidad. Esta evolución hacia una dieta basada en alimentos ultraprocesados ha tenido consecuencias significativas.

La administración de Earl Butz en los años 70 promovió el monocultivo de maíz y soja, aumentando la producción calórica por hectárea y el uso de estos cultivos en ultraprocesados, como el jarabe de maíz de alta fructosa. La Dieta Estadounidense Estándar se convirtió en una dieta de alimentos preparados y ultraprocesados, adaptando incluso las comidas de otras culturas a esta nueva realidad.

Según la FAO, los ultraprocesados son convenientes, atractivos y rentables, pero también nutricionalmente desequilibrados y propensos a ser consumidos en exceso. Esta tendencia ha llevado a un aumento en las enfermedades no transmisibles como obesidad y diabetes. Un estudio de la Universidad de Washington en 2019 destacó que los ultraprocesados son más baratos pero menos nutritivos que los alimentos no procesados.

La obesidad en Estados Unidos ha aumentado drásticamente desde 1960, afectando especialmente a las minorías y a las personas de bajos ingresos. Aunque la dieta estadounidense probablemente no cambiará significativamente en el futuro debido al poder de las grandes corporaciones alimenticias, la necesidad de un enfoque más amplio en la seguridad nutricional es evidente para combatir las crecientes tasas de obesidad y enfermedades relacionadas.

jueves, 16 de mayo de 2024

El ejército de fuerza evita y contrarresta la Sarcopenia

El ejército de fuerza evita y contrarresta la Sarcopenia

Potenciando la Vitalidad: Los Beneficios del Ejercicio de Fuerza para Personas Mayores de 70 años.

A medida que envejecemos, mantener un estilo de vida activo se vuelve aún más crucial para preservar la salud y la calidad de vida.

Si bien es común asociar el ejercicio con la juventud, numerosos estudios han demostrado que el entrenamiento de fuerza ofrece una gama de beneficios significativos para las personas mayores de 70 años.

Estas investigaciones resaltan cómo el ejercicio de fuerza puede ser una herramienta invaluable para potenciar la vitalidad y promover un envejecimiento saludable.

**Preservación de la Masa Muscular y la Función:**

Uno de los mayores desafíos que enfrentan las personas mayores es la pérdida de masa muscular y la disminución de la fuerza muscular, conocida como sarcopenia.

El ejercicio de fuerza, especialmente cuando se realiza de manera regular, ayuda a contrarrestar este proceso al aumentar la masa muscular y mejorar la fuerza, lo que a su vez promueve la independencia funcional y reduce el riesgo de caídas y lesiones.

**Mejora de la Salud Ósea:**

La osteoporosis es otra preocupación común entre los adultos mayores, ya que aumenta el riesgo de fracturas y disminuye la calidad de vida.

El ejercicio de fuerza, al someter los huesos a tensiones controladas, estimula la formación ósea y ayuda a mantener la densidad ósea, reduciendo así el riesgo de fracturas y mejorando la salud ósea en general.

**Control de Peso y Metabolismo:**

El entrenamiento de fuerza no solo ayuda a aumentar la masa muscular, sino que también contribuye a acelerar el metabolismo y a quemar calorías de manera más eficiente.

Esto puede ser especialmente beneficioso para las personas mayores, ya que ayuda a controlar el peso corporal y a prevenir la obesidad, así como a reducir el riesgo de enfermedades crónicas asociadas, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

**Mejora de la Salud Mental y el Bienestar:**

Además de los beneficios físicos, el ejercicio de fuerza también puede tener un impacto positivo en la salud mental y el bienestar emocional.

Se ha demostrado que el ejercicio regular ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, así como a mejorar la cognición y la calidad del sueño en adultos mayores.

**Recomendaciones y Consideraciones:**

Es importante destacar que cualquier programa de ejercicio debe adaptarse a las necesidades individuales y capacidades físicas de cada persona mayor.

Se recomienda consultar con un médico o un profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de entrenamiento de fuerza, especialmente para aquellos que tienen condiciones médicas preexistentes o que no han realizado ejercicio con regularidad en el pasado.

En resumen, los estudios demuestran de manera convincente que el ejercicio de fuerza ofrece una variedad de beneficios para las personas mayores de 70 años, desde la preservación de la masa muscular y la salud ósea hasta el control del peso y la mejora de la salud mental.

Integrar el entrenamiento de fuerza en un estilo de vida activo puede ser una estrategia poderosa para promover un envejecimiento saludable y mantener la vitalidad a medida que avanzamos en la edad dorada de la vida.

Tasa de filtración glomerular (GFR)

Tasa de filtración glomerular (GFR, por sus siglas en inglés). La GFR mide qué tan bien sus riñones eliminan desechos, toxinas y líquido adicional de la sangre. Su nivel de creatinina en suero, edad y sexo se usan para calcular su número de GFR.

Un GFR de 60 o más significa que la función de sus riñones es normal. Un GFR de menos de 60 puede significar que usted tiene la enfermedad de los riñones. Un GFR de 15 o menos puede significar falla de los riñones.

Análisis de sangre
Debido a que sus riñones eliminan desechos, toxinas y líquido adicional de la sangre, el médico también usará un análisis de sangre para revisar el funcionamiento de sus riñones. Los análisis de sangre mostrarán qué tan bien sus riñones hacen su trabajo y qué tan rápido se eliminan los desechos. Aquí hay algunos análisis de sangre que se usan:

Creatinina en suero. Un análisis de sangre de creatinina en suero mide la cantidad de creatinina en su sangre. Si sus riñones no funcionan como deberían, su nivel de creatinina en suero aumenta. Los niveles normales para usted dependerán de su sexo, edad y la cantidad de masa muscular que tenga su cuerpo.

Generalmente, un nivel de creatinina mayor de 1.2 en el caso de las mujeres y de 1.4 en el caso de los hombres podría ser un signo de que los riñones no funcionan como deberían. Si sus resultados en el análisis de creatinina en suero son más altos de lo normal, su médico podría querer hacer otros análisis.

Tasa de filtración glomerular (GFR, por sus siglas en inglés). La GFR mide qué tan bien sus riñones eliminan desechos, toxinas y líquido adicional de la sangre.

Su nivel de creatinina en suero, edad y sexo se usan para calcular su número de GFR.

Como con otras pruebas de los riñones, un número de GFR normal dependerá de su edad y sexo. Si su GFR es baja, es probable que sus riñones no estén funcionando como deberían.

A medida que la enfermedad de los riñones evoluciona, esta tasa disminuye. Los resultados de su prueba pueden significar lo siguiente:

* Si tiene un número de GFR de 60 o mayor, junto con un análisis de albúmina en la orina normal, usted está en el intervalo normal. Sin embargo, igual debería hablar con su médico sobre cuándo tendría que hacerse el análisis de nuevo.
* Si tiene un número de GFR menor de 60, podría significar que tiene una enfermedad de los riñones. Se recomienda que hable con su médico acerca de las opciones de tratamiento que sean mejores para usted.
* Si tiene un número de GFR menor de 15, podría significar que sus riñones están fallando. Si sus resultados muestran que hay un fallo de los riñones, probablemente necesitará diálisis o un trasplante de riñón. Tenga en cuenta que si su nivel de GFR es menor de 20 de manera constante en un periodo de 6 a 12 meses, como precaución, su médico podría considerarlo para recibir un trasplante de riñón.

Nitrógeno ureico en la sangre (BUN, por sus siglas en inglés). Este análisis mide la cantidad de nitrógeno ureico en la sangre. El nitrógeno ureico es un desecho que su cuerpo produce de la degradación de proteínas en los alimentos que consume.

Los riñones sanos sacan el nitrógeno ureico de la sangre y este sale de su cuerpo a través de la orina.

Este proceso ayuda a mantener su nivel de BUN dentro de lo normal. Un nivel normal de nitrógeno ureico depende de su edad y otras afecciones médicas que pueda tener, pero generalmente oscila entre 7 y 20.

Si sus niveles son más altos de lo normal, esto podría ser un signo de que sus riñones no funcionan como deberían. A medida que la enfermedad de los riñones evoluciona, este nivel aumenta.

Si su nivel de BUN revela signos de enfermedad de los riñones, su médico usará estos resultados, junto con otros análisis, para decidir cuál plan de tratamiento se adapta mejor a sus necesidades.

Otras pruebas
Su médico también podría querer monitorear su presión arterial o recomendar otros exámenes como pruebas por imágenes o una biopsia para ver si tiene problemas de los riñones.

Presión arterial. Debido a que la presión arterial alta es una de las causas principales de la enfermedad y el fallo de los riñones, su médico querrá monitorear su presión arterial.

Manejar los niveles altos de presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol —todos factores que aumentan el riesgo de tener enfermedad del corazón y derrame cerebral— es muy importante si tiene CKD.

Pruebas por imágenes. Estas pruebas se usan para obtener imágenes de los riñones y ver si hay algún problema o daño.

Las pruebas por imágenes le permiten a su médico ver cómo la sangre está fluyendo a los riñones o si hay algún bloqueo o estrechamiento en los vasos sanguíneos.

Biopsia de riñón. Una biopsia de riñón es un procedimiento en el que una pequeña parte del riñón se extrae y examina bajo microscopio para ver si hay signos de daño o enfermedad.

Esto se hace insertando una aguja fina a través de la piel.

Mantenga sus riñones sanos
Puede ayudar a disminuir su riesgo de enfermedad crónica de los riñones o evitar que esta empeore al alimentarse de manera saludable, hacer actividad física y mantener su presión arterial y nivel de colesterol en sus valores deseados.

Asegúrese de cuidar sus riñones [PDF – 154 KB] si tiene riesgo de presentar enfermedad crónica de los riñones.

Si tiene diabetes, hágase pruebas de detección de enfermedad de los riñones una vez al año. Chequear sus riñones de manera regular le da la mejor probabilidad de detectar y tratar la enfermedad crónica de los riñones temprano.

lunes, 6 de mayo de 2024

El cuerpo humano es reemplazado completamente cada año.

El cuerpo humano es reemplazado completamente cada año.

Por Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.

“Un saco vacío, contiene la cantidad de nutrientes hallados en un producto alimenticio industrializado”.

Como resultado del avance científico ahora se conoce que biomoléculas (incluyendo los elementos nutritivos) requiere el cuerpo humano para conservarse en buen estado estructural y funcional.

Los científicos han observado lo que ocurre cuando las biomoléculas son introducidas en el cuerpo dando inicio al proceso de mantenimiento y reconstrucción. Las rutas que siguen dichas sustancias han podido ser seguidas con ayuda de trazadores radiactivos.

Las conclusiones indican que aunque el cuerpo parezca ser el mismo, con unos cuantos centímetros o gamos de más o de menos, al cabo de un año, el 98 % de las biomoléculas viejas, han sido sustituidas por biomoléculas nuevas, que han ingresado a nuestro cuerpo a través del aire que respiramos, del agua que bebemos y de los productos comestibles con que nos alimentamos.

Investigadores como los doctores Paul G. Aebersold y Oscar E Schotter, aseguran que el cuerpo humano posee “una semilla de vida perpetua que conserva al cuerpo en perenne reparación, obteniendo de los alimentos los elementos necesarios”. De acuerdo con el doctor Schotter, con excepción del cerebro y del sistema nervioso central, cada célula de nuestros cuerpos puede ser reconstruida totalmente cada siete años.

Los elementos que el cuerpo requiere para su reconstrucción, se encuentran en los alimentos naturales. Para que los elementos nutritivos sirvan como refacciones para sustituir las piezas desgastadas de las células y tejidos, deben encontrarse en su forma original, natural y biológicamente activa, si dichos elementos son modificados ya sea por los procesos de producción, almacenamiento, transporte, industrialización, o por el calor de la preparación culinaria, dejan de ser útiles como piezas de reemplazo y reconstrucción celular.

Entre las biomoléculas necesarias para el mantenimiento y reconstrucción celular se encuentran los nutrientes ya conocidos (vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales, etcétera), pero también muchas otras sustancias químicas de origen biológico que aun no se han catalogado como nutrimentos, así como fitoquímicos que cumplen con una función de protección celular.

Los alimentos naturales, integrales y frescos que contienen sus nutrientes y demás biomoléculas sin alterar, con necesarios para mantener la integridad de las células y tejidos del cuerpo humano. En cambio, los alimentos procesados, elaborados con ingredientes refinados, nutrientes alterados, biológicamente inactivos, y aditivos químicos, solo contienen calorías vacías carentes de cualquier calidad nutritiva y no cumplen con los requisitos para ser considerados como alimentos reparadores y mantenedores de la salud.

Comer por lo tanto, no debe ser considerado como una mera tarea domestica cuya responsabilidad se puede delegar a empresas comerciales que solo buscan el lucro sin importar la salud y el bienestar humano, la alimentación deberá considerarse como una de las prioridades más importantes y de mayor trascendencia para la salud física y mental del ser humano.

Cada persona debe hacerse por lo tanto, responsable de su alimentación, ya que de esta actividad depende fundamentalmente la salud física y mental, el bienestar, la calidad de vida y el desarrollo humano.

Cada persona debe hacerse cargo de la responsabilidad de su alimentación y del cuidado de su salud. No podemos delegar esta responsabilidad a las instituciones gubernamentales o a las empresas comerciales.

El comer correctamente, y el cuidado de nuestra salud, es sin lugar a duda, una responsabilidad personal, y la libertad de hacerlo, es un derecho que el estado debe reconocer y respetar.

Las personas, tenemos por lo tanto todo el derecho de repudiar y rechazar, los alimentos industrializados, pletóricos de energía (calorías vacías) son severamente nocivos, obesogénico, diabetogénicos y causantes de un sinnúmero de enfermedades. Tenemos derecho a defendernos del fraude que cometen contra la población las industrias agroalimentarias, y los consorcios comerciales que distribuyen sus “productos comestibles”.

Hace algunos años, una empresa que fabrica y distribuye complementos nutritivos, emprendió una campaña publicitaria enviando a sus potenciales clientes unas bolsas vacías, cada una llevaba adentro una tarjeta que decía: “Este saco vacio contiene la cantidad de nutrientes hallados en un producto alimenticio industrializado”.

viernes, 19 de abril de 2024

El reloj del envejecimiento puede revertirse, según un científico ganador del Premio Nobel

El reloj del envejecimiento puede revertirse, según un científico ganador del Premio Nobel

El reconocido biólogo molecular Venki Ramakrishnan profundiza en los cambios que produce el paso del tiempo en nuestra biología y cómo la ciencia busca extender la esperanza de vida. Cuáles son las estrategias a implementar para vivir más y mejor

El Nobel, experto en longevidad, Venki Ramakrishnan focaliza en la importancia de las celúlas para el retraso del envejecimiento

Queremos parecer y ser más jóvenes. Juventud y longevidad, esos divinos tesoros con los que soñamos despiertos. Incluso, pensamos en ser inmortales. La humanidad, de cierta forma, lo logró: en los últimos 150 años dobló la expectativa de vida. ¿Qué significa? Hoy los seres humanos poseen una esperanza máxima de vida de aproximadamente 120 años.

Entonces, ¿por qué envejecemos y morimos? ¿Qué podemos hacer para retrasar ese proceso y buscar la jueventud eterna (o casi)?

Sobre cómo la acumulación de daños en los genes influye en el envejecimiento indaga desde hace más de 25 años el prestigioso biólogo molecular británico y Premio Nobel de Química, Venki Ramakrishnan. Y sostiene que, aunque envejecemos desde el útero, volver a las cuestiones ancestrales como comer y dormir bien y hacer ejercicio son fundamentales para extender la vida.

La investigación sobre el envejecimiento celular y los mecanismos de reparación del ADN son fundamentales en este campo y el trabajo de Ramakrishnan es crucial. ¿Por qué? Porque proporciona una base para entender cómo la información genética se traduce en proteínas, moléculas esenciales que hacen posible la vida de todos los organismos.

Una de las principales causas del envejecimiento es la acumulación de daños en los genes de nuestro ADN, dice Venki Ramakrishnan
“El envejecimiento es simplemente otro problema de ingeniería que debe resolverse pirateando el código de la vida”, dice Ramakrishnan en su nuevo libro Why We Die: The New Science of Aging and the Quest for Immortality (Por qué morimos: la nueva ciencia del envejecimiento y la búsqueda de la inmortalidad), en el que ofrece una perspectiva profunda y científica sobre la realidad del envejecimiento, la muerte y la inmortalidad.

¿Queremos la vida eterna?
“El envejecimiento es un asunto complejo y curioso”, explicó Ramakrishnan en una entrevista con CNN. Y agregó que: " No está predeterminado por la evolución, porque lo único que importa para la supervivencia es que vivamos lo suficiente para reproducirnos y transmitir nuestros genes”.

¿Qué quiere decir? Una cuestión contundente: “Que la evolución no tiene necesidad de eliminar enfermedades que generalmente aparecen más adelante en la vida, como el Alzheimer. Mientras tanto, el reino animal demuestra que el envejecimiento no es inevitable”, sumó.

Un estudio explosivo realizado en 2009 encontró que la rapamicina prolongó la vida de ratones ancianos hasta en un 14 por ciento.

El científico, que también fue presidente de la Royal Society y dirige un grupo de investigación en el Laboratorio de Biología Molecular del Consejo de Investigación Médica en Cambridge, en su nuevo libro cuestiona si realmente deseamos vivir eternamente, exponiendo los costos sociales, políticos y éticos de esta aspiración mediante una discusión que une la ciencia del envejecimiento y el sueño ancestral de la inmortalidad.

Para Ramakrishnan, el envejecimiento es “una acumulación de daño químico a las moléculas dentro de nuestras células, lo que daña a las células mismas y, por lo tanto, al tejido y, finalmente, a nosotros como organismo”.

¿Cuándo comenzamos a envejecer?Según Ramakrishnan, lo hacemos desde el momento en que estamos en el vientre materno. Es decir, nuestro ADN acumula cambios a lo largo de los años. Así, en su libro, explora el enigma, ese “código” que reside en los genes, moléculas y proteínas que forman parte fundamental de cada ser humano, y las implicancias de las diversas búsquedas del retraso del envejecimiento y la muerte.

Aunque los seres humanos tenemos una esperanza de vida de 120 años, Ramakrishnan piensa a la longevidad como una ecuación de asignación de recursos optimizada por la evolución para cada especie.

El Nobel dice que para la longevidad es más eficiente asegurarse de que crezcamos más rápido y podamos reproducirnos para transmitir nuestros genes (Imagen Ilustrativa Infobae)
“La esperanza de vida tiene que ver con la evolución, maximizando las posibilidades de que usted transmita sus genes”, declaró y dio un ejemplo concreto sobre la importancia de la reproducción y transmisión de genes para la longevidad:“Si eres un animal más grande, permanecer con vida por más tiempo te dará más posibilidades de encontrar una pareja con la que puedas tener más descendencia durante tu vida”.

Pero la búsqueda de la inmortalidad tiene implicancias sociales, políticas y sociales. El Nobel reflexiona sobre cómo las desigualdades económicas se pueden acentuar mediante tecnologías avanzadas de prolongación de la vida reservadas inicialmente para los más ricos.
“Si estos esfuerzos tienen éxito, los muy ricos se beneficiarán inicialmente, seguidos por las personas con muy buenos seguros, y así sucesivamente. Los países ricos probablemente tendrán acceso antes que los países más pobres”, dijo.

Su vasto trabajo sobre el envejecimiento y la muerte no solo provee insights sobre cómo vivir una vida más saludable y larga, sino que también alienta a la reflexión sobre la aceptación de nuestro ciclo natural. Así, advierte que en el caso de erradicar enfermedades tales como el cáncer, el incremento en la expectativa de vida promedio sería de tan solo algunos años. Hay un límite.

Comer saludable, hacer ejercicio y dormir bien son los tres consejos de Ramakrishnan para retrasar el envejecimiento

Los consejos de la abuela funcionan
“Es interesante que todas las recomendaciones basadas en evidencia sobre lo que puede ayudarnos a vivir una vida larga y saludable reflejen los consejos de sentido común que se han transmitido a través de los siglos”, señaló Ramakrishnan a CNN.

¿Y qué aprendimos de nuestra abuela, que son las claves de la longevidad, según el Nobel? “No seas glotón. Hacer ejercicio. Evitar el estrés, que crea efectos hormonales que modifican nuestro metabolismo y pueden acelerar el envejecimiento. Dormir lo suficiente”, detalló y sentenció: “Son más efectivos que cualquier medicina anti edad que haya en el mercado”.
Ramakrishnan dijo a CNN que “el reloj del envejecimiento puede revertirse” y aseguró que “aprender la biología detrás de este consejo antiguo y sólido puede animarnos a tomar otras medidas que ayudarán a promover una vida larga y saludable” . Aquí, los tres pilares para el Nobel para retrasar el envejecimiento:
1. Comer variedad de alimentos saludables: previene los riesgos de la obesidad para la salud.
2. Realizar ejercicio físico: ayuda a regenerar las mitocondrias, “las centrales eléctricas de nuestras células que proporcionan energía”
3. Dormir: durante el descanso, el cuerpo realiza reparaciones a nivel molecular.

La rapamicina y la senescencia, las claves de las investigaciones anti edad

El futuro contra el envejecimiento
Aunque Ramakrishnan cree que la búsqueda de la inmortalidad es un espejismo, hay numerosas investigaciones en curso para extender la vida lo máximo posible. La esperanza de vida actual es de 80 años, el doble de lo que se estimaba hace 150 años. Es decir, nos agregamos una vida. La ciencia sigue probando.

En cuanto a investigaciones anti edad, hay distintos enfoques. Por un lado, hay mucho interés en la rapamicina, un fármaco aún no aprobado pero con creciente popularidad para obtener longevidad. Estudios mostraron que ha extendido la vida de animales, pero no está probada su efectividad en humanos.

Según una reseña del Washington Post, más de dos docenas de consultorios médicos recetan rapamicina como tratamiento antienvejecimiento como droga que tenga un efecto similar a la reducción calórica. El entusiasmo por las propiedades antienvejecimiento del fármaco proviene de estudios que han demostrado repetidamente beneficios en animales de múltiples especies, incluidas levaduras, gusanos y ratones. Un estudio explosivo realizado en 2009 encontró que la rapamicina prolongó la vida de ratones ancianos hasta en un 14 por ciento.

Hacer ejercicio o bailar. Los expertos destacan que la activida física siempre es buena para alcanzar la longevidad. Y si eso que hacemos nos gusta, mejor (Imagen ilustrativa Infobae)
Sin embargo, los debates en la comunidad científica siguen vigentes dado que no está probada su efectividad en humanos.

Otro enfoque es sobre la senescencia. ¿Qué es? Se trata del estado en que las células dejan de funcionar normalmente y dejan de dividirse; y cuando pasan los años acumulamos células en ese estado. Esas células producen una inflamación como señal de que algo no está bien, es una causa adicional de envejecimiento.

martes, 16 de abril de 2024

Malnutrición y “Enfermedades de la Civilización”.

 

Malnutrición y “Enfermedades de la Civilización”.

 

Por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña. Desde hace 40 años he estado advirtiendo en mis conferencias, mis cursos y mis artículos, que la peor amenaza para el hombre moderno es la malnutrición.

 

La malnutrición ha estado produciendo un estado de decadencia física y mental en todas las poblaciones occidentalizadas y predispone fuertemente a la obesidad, a dislipidemias incluyendo la diabetes y a diversos desordenes metabólicos, hormonales y bioquímicos.

 

La obesidad es la antesala de la diabetes y ambos trastornos predisponen a su vez una gran diversidad de enfermedades crónicodegenerativas que por ser un subproducto secundario de la civilización industrial se les denomina “Enfermedades de la Civilización”.

 

Pero aún más, la malnutrición predispone también fuertemente a todo tipo de enfermedades infecciosas producidas por todo tipo de microorganismos como virus, bacterias, amebas, levaduras y diversos parásitos.

 

Si una persona se alimenta y nutre bien, tiene menos probabilidades de engordar, de padecer dislipidemias y desordenes neuroendocrinos, de padecer enfermedades crónicodegenerativas y todo tipo de infecciones.

 

La malnutrición es el resultado de alimentarse con alimentos artificiales elaborados con ingredientes refinados y aditivos químicos. La mayoría de los alimentos artificiales (falsos alimentos) son elaborados con harina, azúcar y aceites vegetales extraídos en caliente y refinados, a los que se les agrega una gran variedad de aditivos químicos tales como espesantes, dispersantes, texturizantes, emulsionantes, saborizantes, colorantes conservadores y otras sustancias químicas artificiales que en su mayoría son desde ligeramente tóxicas hasta severamente tóxicas.

 

Los “alimentos artificiales” son la mayoría de los “productos comestibles” que se expenden actualmente en los supermercados, en las tiendas de alimentos y en los restaurantes.

 

Y más aun, muchos alimentos “naturales” son tratados con radiaciones y con diversos productos químicos sintéticos, por lo que son portadores de diversos aditivos químicos que se utilizan como conservadores, o para darles una buena apariencia a los alimentos.

 

Cuales son las “enfermedades de la civilización”: son sobrepeso, obesidad, disglicemias, prediabetes, diabetes, dislipidemias, artritis, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, hígado graso no alcohólico, cirrosis, diversos tipos de cáncer relacionados a una mala alimentación, enfermedades autoinmunes, alergias, síndrome de intestino poroso o irritable, enfermedades neurológicas como esclerosis múltiple y párkinson, así como diversos trastornos mentales y emocionales. La lista completa seria interminable.

 

Actualmente se nos advierte del riesgo de una nueva pandemia provocada por virus, sin entender que la más grave y letal pandemia que enfrenta la humanidad la estamos sufriendo ya, y es la malnutrición.

 

Así que el antídoto más poderoso contra la decadencia física y mental y contra las “enfermedades del mundo civilizado” es consumir una alimentación compuesta exclusivamente de alimentos naturales, frescos, no transgénicos y de producción biológica y según cada caso en particular algunos completos nutritivos para compensar la insuficiencia crónica y a veces aguda de diversos nutrientes esenciales.

 

A partir de ahora, estaré publicando algunas notas, artículos, y recomendaciones. Voy a explicar más sobre los ingredientes con que están elaborados los “alimentos artificiales”, sobre los nocivos procedimientos de producción de alimentos, y sobre las posibles soluciones.

 

Nota: a estos alimentos artificiales yo no los llamo ni comida ultraprocesada, ni comida rápida, puestos estos términos producen confusión.

viernes, 15 de marzo de 2024

RESTAURACIÓN BIOLÓGICA Y TERAPÉUTICA ORTOMOLECULAR.

RESTAURACIÓN BIOLÓGICA Y TERAPÉUTICA ORTOMOLECULAR. 

Por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña... 

Durante los siglos precedentes las actividades agropecuarias, tecnológicas, industriales y médicas, fueron inspiradas en un arquetipo biomimético (biomimético: imitativo de la vida; sistema que imita la vida y la naturaleza, en los sistemas productivos humanos con el fin de hacerlos compatibles con la naturaleza) respetuoso de la biosfera natural, sistema de ecosistemas perfeccionado por millones de años de rodaje y evolución, que sustenta la vida con los elementos presentes en el medio ambiente: biomoléculas, nutrientes, oxígeno, agua y luz, transformables en material informativo, estructural, funcional y energético.

El cuerpo humano, elemento constitutivo del ecosistema, se encuentra formado por billones de micro-ecosistemas celulares integrados por componentes estructurales y mecanismos funcionales armonizadamente engranados y ajustados durante el proceso evolutivo y de adaptación a las condiciones medioambientales y nutricionales del entorno natural; las miles de piezas (biomoléculas) y los complejísimos mecanismos que componen las células, los tejidos y los órganos del cuerpo humano, mantienen una admirable y armoniosa estabilidad dinámica consigo mismos y con el medio ambiente, denominada homeostasis, controlada por sutiles mecanismos de retroalimentación.

El organismo humano y cada una de sus células desarrollaron durante su rodaje evolutivo información y mecanismos naturales de automantenimiento y autoreparación para mantener la vida y la salud, siempre y cuando cuenten con el suministro apropiado y suficiente de las biomoléculas naturales necesarias, en cantidades y proporciones similares a aquellas con las que evolucionó y que se encuentran en los alimentos naturales producidos sin alteraciones genéticas, biológicas o químicas.

El sistema de autoreparación destinado a mantener la salud, funciona eficientemente siempre y cuando además de suministrársele el material plástico, funcional y energético necesario, se conserve libre de excesos, de contaminantes, de sustancias extrañas a la naturaleza, y se mantenga en armonía con el medio ambiente externo. En caso contrario se producirán disturbios químicos que engendrarán enfermedades degenerativas.

El término Biomimésis se usó, en los años noventa en diversas disciplinas de investigación, partiendo de la idea de que la naturaleza, es la única empresa que nunca ha quebrado en unos 4.000 millones de años de rodaje y evolución. Según el biólogo Frederic Vester, este concepto nos proporciona el modelo para el desarrollo de tecnologías sustentables y de alta productividad. La idea de Biomimésis se encuentra estrechamente relacionada con el principio de precaución: para apartarnos de los “modelos” de la naturaleza necesitamos razones mucho más fuertes, y conocimiento mucho más fiable.

Pues bien, este arquetipo biomimético debiera ser el único modelo inspirador de las ciencias de la salud y los alimentos. Sin embargo, bajo el modelo mercantilista global del Nuevo Orden Mundial, dirigido tras bambalinas por la oligarquía dominante, nos encontramos inmersos en pleno desarrollo de un sistema tecnológico-industrial, que pretende suplantar a la evolución, sustituyendo las moléculas, los mecanismos y los sistemas naturales que componen a su vez el ecosistema de la biosfera, por otros creados artificialmente por el hombre para servir a fines exclusivamente mercantiles. El móvil es muy simple: los ordenamientos jurídicos impiden patentar y adquirir derechos legales sobre lo natural, permitiendo en cambio, patentar y adquirir derechos de propiedad sobre los productos artificiales inventados por el ingenio humano. Este modelo de desarrollo pretende desplazar del mercado a todos aquellos productos y servicios de los cuales, los oligopolios dominantes no puedan apropiarse y adquirir derechos para monopolizarlos con fines lucrativos. De consolidarse este sistema, solo unas cuantas enormes empresas multinacionales cuyo capital social es mayor que el PIB de algunos países, ostentarán los derechos primarios de todos los productos y servicios susceptibles de ser fabricados y comercializados; otorgarán concesiones y franquicias a miles de pequeñas y medianas empresas, pero estas tendrán que pagar tributo mediante pago de derechos y regalías a las empresas dominantes, creando un nuevo colonialismo y esclavismo económico.

Este modelo mercantilista global pretende controlar todo, incluyendo la alimentación y la salud, mediante el dominio de unas cuantas empresas agroquímicas, alimentarias y farmacéuticas. Se pretende controlar la producción de alimentos, desde la producción agrícola y ganadera, imponiendo exclusividad legal a la utilización de semillas, animales transgénicos, abonos químicos, alimentos industrializados para aves y ganado, hasta la elaboración de comestibles artificiales con ingredientes refinados y aditivos químicos producidos por los oligopolios del ramo, y bajo reglas y normas impuestos por los burócratas y los tecnócratas incrustados en La Comisión del Codex Alimentarius de la O. N. U. (Conferencia del Dr. Matthias Rath, marzo de 1999, Augsburg-Gersthofe).

En un gran negocio basado en la enfermedad a las personas que adquieren enfermedades por la malnutrición y la toxemia originada por los alimentos industrializados y la polución química del agua, el aire y los alimentos, se les evitaría el acceso a sistemas terapéuticos y productos naturales para su recuperación, prohibiendo y catalogando como “charlatanería” a las terapias naturales que emplean dietas, nutrientes, plantas medicinales, hidroterapia e higiene natural como lo ha propuesto en varias ocasiones La Comisión del Codex Alimentarius, según ha denunciado el Dr. Matthias Rath.

La idea es que la gente, solo pueda comer “alimentos artificiales”, y una vez enferma, solo tenga acceso a productos químicos artificiales teóricamente curativos, inventados y producidos por la industria farmacéutica, y prescritos por médicos adeptos al sistema. A todo aquel que disienta, se le catalogará como charlatán, curandero, defraudador, anticuado e inclusive en algunos países como delincuente.

La intención es sustituir todo los productos y métodos terapéuticos naturales, por productos y métodos terapéuticos artificiales, supliendo los procedimientos y las sustancias naturales para el cultivo agrícola, por procedimientos y abonos químicos fabricados con productos excedentes de la industria de armamentos y petroquímica; los alimentos naturales para aves y ganado, por alimentos artificiales que dan origen a animales enfermos, de escaso valor nutritivo y repletos de toxinas; los productos, las costumbres y los métodos ancestrales de preparación culinaria, por comestibles artificiales elaborados con ingredientes altamente concentrados, refinados y repletos de sustancias artificiales sintetizadas por los laboratorios de la industria agroalimentaria; los nutrientes y las biomoléculas naturales presentes en alimentos y plantas medicinales, por sustancias artificiales sintetizadas por los laboratorios de la industria farmacéutica y por supuesto patentadas; las semillas, los vegetales y los animales producto de la naturaleza, por semillas de vegetales y animales genéticamente modificados, creados por la nueva, pujante y lucrativa industria de transgénicos. Pero echemos un vistazo a lo que está ocurriendo con la implementación consecuencia de este sistema:

CONTAMINACIÓN QUÍMICA Y DISRUPTORES ENDOCRINOS
Inevitablemente los seres vivos alteran su entorno en su lucha por sobrevivir. Así ha sido desde que los microorganismos empezaron a cambiar la composición química de la atmósfera de la Tierra hace unos dos mil millones de años.

El comportamiento de los seres humanos, no ha sido diferente, sin embargo durante la mayor parte del tiempo que llevamos pisando el planeta, nuestra repercusión ha sido discreto. La escala de los cambios generados por los humanos en la biosfera ha sido leve en comparación con la de las fuerzas naturales que configuraron el planeta.

Pero, el siglo XX señala una auténtica línea divisoria en la relación entre el ser humano y la Tierra. El poder tremendo y sin precedentes de la ciencia y tecnología, unidos al simple número de personas que viven en el planeta, han transformado la escala de nuestra repercusión desde el ámbito local y regional al global.

Las sustancias químicas sintéticas creadas por el hombre han sido una fuerza fundamental en las alteraciones de los sistemas fundamentales que soportan la vida. Mediante la creación y emisión de miles de millones de kilogramos de sustancias químicas artificiales en el último medio siglo, hemos introducido cambios en gran escala en la atmósfera de la Tierra e incluso en la química de nuestros propios organismos. En los últimos 50 años, las sustancias químicas artificiales han adquirido tal omnipresencia en nuestro medio ambiente y en nuestros organismos, de tal manera que ya no es posible definir una fisiología humana normal, no alterada. No hay un lugar limpio y no contaminado, ni tampoco ningún ser humano que no haya adquirido una carga considerable de sustancias químicas persistentes que actúan como disruptores hormonales. Consuelo Cortés Rodríguez; disruptores hormonales.

La civilización y economía actuales se basan en la utilización de combustibles fósiles y de sustancias químicas sintéticas. Según estimación de la industria química, las sustancias químicas sintéticas cloradas y los productos hechos a partir de ellas constituyen el 45 por ciento del producto nacional bruto mundial.

Nuestra sociedad actual es impensable sin el comercio de sustancias químicas baratas y abundantes que han configurado la agricultura los procesos industriales, las economías y nuestras ciudades. La era química ha creado productos sintéticos como fibras para ropa, polímetros para fabricar todo tipo de envases, utensilios y muebles, también alimentos artificiales que junto con la contaminación enferman al hombre y para sanarlo sustancias químicas sintéticas artificiales catalogadas como fármacos que suprimen síntomas pero que en realidad lo enferman aun más.

Cabe destacar que numerosas sustancias químicas sintéticas denominadas xenoestrógenos o xenobióticos, funcionan como disruptores endocrinos y alteradores hormonales que suplantan a las hormonas naturales, trastornando los procesos normales de reproducción y desarrollo, destacando por su acción sobre el equilibrio en el balance de estrógenos, andrógenos y progesterona.

Se han descrito diferentes grupos de sustancias químicas sintéticas que engañando al los organismos animales y humanos se comportan in vivo como los estrógenos:

1) Plaguicidas organoclorados (DDT, dieldrín, clordecona, endosulfán y toxafeno).
2) PCBs.
3) Agentes tenso-activos.
4) Ftalatos.
5) Monómeros plásticos (poli-carbonato, metacrilato, rexinas epoxi).

Se ha encontrado que el cuerpo de animales y seres humanos confunde las sustancias mencionadas con estrógenos. Cuando se administra DDT a pollos no desarrollan testículos, y no les crece las crestas y las barbas típicas de los gallos. Hasta la fecha, los investigadores han identificado al menos 51 compuestos químicos sintéticos -muchos de ellos ubicuos en el medio ambiente- que trastornan de un modo o de otro el sistema endocrino. Casi todas las discusiones sobre disruptores hormonales se centran en el DDT, los PCBs (líquidos contenidos en transformadores eléctricos) y las dioxinas, pero no necesariamente porque representen el único peligro, o el más grave. Se llevan la atención porque son los únicos que se han estudiado con cierta profundidad.

Estos imitadores artificiales de los estrógenos difieren en aspectos fundamentales de los estrógenos vegetales, ya que nuestro organismo es capaz de descomponer y excretar los imitadores naturales de los estrógenos, pero muchos de los compuestos artificiales resisten los procesos normales de descomposición y se acumulan en el cuerpo, sometiendo a humanos y animales a una exposición de bajo nivel pero de larga duración.

Muchos de los imitadores hormonales artificiales suponen un peligro mayor que los compuestos naturales, porque pueden persistir en el cuerpo durante años, mientras que los estrógenos vegetales se pueden eliminar en un día. Earl Gray del Laboratorio de Investigación de Efectos sobre la Salud del Research Triangle Park (Carolina del Norte) estudia sobre los ratones los efectos de la vinclozolina, un antifúngico que se utiliza para la fruta, y que se ha detectado con frecuencia en alimentos infantiles de consumo habitual en EE.UU.

La vinclozolina trastorna el desarrollo y provoca sus estragos bloqueando los receptores hormonales sin dejar pasar los mensajes de la testosterona, sin estas señales de la testosterona, el desarrollo de los machos se malogra y llegan a ser hermafroditas. Gray y su colaborador William Kelce han observado que el DDE -producto de la descomposición del DDT que más frecuentemente se encuentra en el cuerpo humano- actúa como bloqueador de los andrógenos, también reduce el nivel de hormonas, acelerando su descomposición y eliminación, la escasez puede tener efectos tan perjudiciales como el exceso, ya que el feto en desarrollo es sumamente sensible a los niveles de hormona.

Los investigadores que intentan documentar si los aumentos que se perciben en problemas específicos reflejan tendencias auténticas en la salud humana se ven coartadas por la ausencia de datos médicos fiables. Existen pocos registros de enfermedades para dolencias distintas del cáncer. El signo más espectacular y preocupante de que los disruptores hormonales pueden haberse cobrado ya un precio se encuentra en los informes que indican que la cantidad de espermatozoides de los varones humanos ha caído en picada en el último medio siglo como lo demuestra el estudio danés encabezado por el doctor Niels Skakkebaek.

Los investigadores daneses descubrieron que la cantidad media de espermatozoides masculinos había descendido un 45%, al mismo tiempo, el volumen del semen eyaculado había descendido un 25%, por lo que el descenso real de los espermatozoides equivalía a un 50%. Nuevos estudios realizados en Bélgica, Francia y Escocia revelan una sorprendente correlación inversa entre el año del nacimiento y la salud de los espermatozoides de los hombres. Cuanto más reciente sea la fecha de nacimiento de un hombre, más bajas son las cifras medias de espermatozoides y mayor el número de anormalidades en los espermatozoides.

En el último medio siglo, Skakkebaek ha descrito que los casos de cáncer de testículo y otras anormalidades de la reproducción en los hombres ha aumentado bruscamente. Según los informes británicos, el número de testículos no descendidos en Inglaterra y Gales se duplicó entre 1962 y 1981, y aumentos semejantes se han comunicado en Suecia y Hungría. Los niveles elevados de estrógenos durante las primeras fases de crecimiento de un varón suprimen la secreción de la hormona de los folículos que estimulan la proliferación de células de Sertoli que son las que respaldan un número fijo de espermatozoides.

La exposición prenatal a sustancias químicas imitadoras de hormonas puede estar exacerbando también el problema médico más común que afecta a los varones al envejecer: el crecimiento doloroso de la glándula prostática, que dificulta la excreción de orina, y a menudo requiere intervención quirúrgica. Además en las dos últimas décadas se ha producido un espectacular aumento del cáncer de próstata, que es el cáncer más común en los hombres de los EE.UU. El Instituto Nacional del Cáncer informa de un incremento del 126 por ciento en el cáncer de próstata de 1973 a 1991, tales cifras de incidencia se han ajustado para eliminar el efecto de cambios demográficos como el constante crecimiento de la población de hombres en edad avanzada.

El aumento de los embarazos tubáricos o ectópicos, los abortos y otros problemas de reproducción en las mujeres, pueden tener vinculación con las sustancias químicas disruptoras. Las hijas de madres con acumulación en su cuerpo de DDT y DES sufren entre 3 y 5 veces más embarazos ectópicos que las mujeres no expuestas, entre 1970 y 1987 la tasa de estos embarazos había aumentado un 400 por ciento. El Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE.UU calcula que la endometriosis afecta entre un diez y un veinte por ciento de las mujeres estadounidenses en edad fértil, siendo que a principios del siglo XX era casi inexistente. Antes de 1921 sólo había 20 informes de esta dolencia en la literatura médica mundial.

Después de años de discusión sobre la endometriosis, se ha llegado a concluir que al parecer está relacionada con alguna alteración del sistema inmunitario. Estudios en Alemania han revelado que las mujeres que padecen esta enfermedad tienen niveles más elevados de PCBs y de dioxina, estos compuestos según hemos visto afectan al sistema inmunitario así como a parte del sistema endocrino. Así mismo las mujeres que padecen abortos tienen en su cuerpo niveles de PCBs más altos que las mujeres que cursan embarazos normales.

Pero la tendencia más alarmante con diferencia para las mujeres es la creciente tasa de cáncer de mama, que es el cáncer femenino más común. Como principio general, el riesgo de cáncer de mama está vinculado con la exposición total de la mujer durante toda su vida a los estrógenos. Sólo el 5% de los cánceres de mamas son consecuencia de una propensión genética heredada. Desde 1940, en los albores de la era química, las muertes por cáncer de mama han aumentado constantemente en un 1% anual, en los países industrializados. Este tipo de cáncer es ya la principal causa de muerte de mujeres norteamericanas de entre 40 y 45 años de edad.

A excepción de un número reducido de compuestos, como los PCBs, no sabemos prácticamente nada sobre los peligros que representan para el pensamiento y el comportamiento las miles de sustancias químicas del mercado. En EE.UU se calcula que entre el 5 y 10% de los niños en edad escolar padece de una serie de síntomas relacionados con la hiperactividad y las deficiencias de atención que les impide aprender y prestar atención. La capacidad de los PCBs para causar lesiones cerebrales proviene en parte de la alteración de otro componente del sistema endocrino, las hormonas tiroideas. Estas hormonas estimulan la proliferación de células nerviosas y después guían la liberación ordenada de las células nerviosas a las zonas adecuadas del cerebro. La T4 es la forma de hormona tiroidea que es decisiva para el desarrollo prenatal del cerebro.

Por el momento hay más preguntas que respuestas acerca del impacto de sustancias químicas disruptoras hormonales en los seres vivos. No será posible por el momento determinar una relación definitiva causa-efecto con los contaminantes en el entorno. Nos hallamos ante un dilema habitual e ineludible cuando se intenta evaluar los efectos retrasados de la contaminación ambiental. También nos enfrentamos al problema de no disponer de ningún grupo de control auténtico de individuos no expuestos para efectuar estudios científicos comparativos.

Desordenes nutricionales
Distintas variables pueden originar malnutrición, toxemia y por lo tanto enfermedad degenerativa: cuando un elemento nutrimental se encuentra totalmente ausente en la dieta (malnutrición por carencia: desnutrición); se encuentra presente pero en cantidades insuficientes (malnutrición por insuficiencia: desnutrición); se encuentra presente pero con estructuras y características químicas deformadas distintas a las naturales (malnutrición por anti-nutrientes: anti-nutrición; ejemplo: ácidos grasos esenciales de configuración trans-trans en vez de la natural cis-trans); se encuentra presente pero en proporción con otras sustancias distintas a la natural (malnutrición por desequilibrio; ejemplo: desproporción entre calcio y fósforo; un aporte excesivo de fósforo, aunque no es tóxica, produce eliminación de calcio y descalcificación); se encuentra presente, pero en elevadas concentraciones energéticas diferentes a las que se encuentran a los alimentos naturales, excluyendo numerosos nutrientes esenciales y fibras (malnutrición por exceso, overnutrición, ejemplo: azucares, harinas y grasas refinadas); o bien, se introducen al cuerpo a través de los alimentos moléculas sintéticas artificiales que no existen en la naturaleza (malnutrición por intoxicación: es el caso de las numerosas sustancias químicas artificiales utilizadas para estimular la producción de alimentos, protegerlos de microorganismos, insectos y roedores o bien para una vez procesados hacerlos más agradables a los sentidos).

La del homo sapiens es sólo una entre las 400 mil especies de plantas y el millón de variedades de animales sobre la Tierra. Aunque es el más avanzado de los seres vivientes, no se escapa de estar sujeto a las reglas básicas que gobiernan a todos los seres vivos. Así, los humanos, como los miembros de todas las demás especies, tienen que tomar sustancias del exterior para perpetuar su corporalidad y mantener sus funciones fisiológicas. En la civilización moderna, estas sustancias -denominadas alimentos deberán seguir siendo como antaño, las plantas y los animales de la naturaleza.

La tarea a la que nos enfrentamos en el próximo medio siglo es la de rediseño. Es necesario rediseñar los alimentos, los medicamentos, los envases, los detergentes, la agricultura, la industria y las organizaciones institucionales engendradas por la era química. Tenemos que encontrar fórmulas más seguras, mejores, más inteligentes y compatibles con la ecología planetaria para satisfacer necesidades humanas básicas y, en la medida de lo posible deseos humanos.

Nada sin embargo, será más importante para el bienestar y la supervivencia humanos que la sabiduría para apreciar que por grandes que sean nuestros conocimientos, nuestra ignorancia también es inmensa. Debido a esta ignorancia hemos asumido enormes riesgos y hemos jugado inadvertidamente con la supervivencia. Consuelo Cortés Rodríguez; disruptores hormonales.

Ahora debemos trabajar en reconstruir los sistemas celulares dañados, de manera que encajen armoniosamente con la naturaleza, reinsertando los sistemas humanos dentro de los sistemas naturales, para evitar una crisis ecológica de enormes magnitudes. Los sistemas naturales tienen 3.500 millones de años de experiencia en la eficiente creación de sistemas ecológicos sustentables, y necesitamos armonizar la actividad científica y tecnología humana con ellos. Por lo que es necesaria la creación de:
Una ecología industrial, remedando los ciclos cerrados de los materiales en la biosfera;
Diversos agro-ecosistemas mucho más cercanos a los ecosistemas naturales que la actual agricultura industrial quimizada;
Desarrollar una biotecnología ambientalmente compatible, con biomoléculas artificiales donde sea preciso, pero guiándonos por el proceder de la misma naturaleza.

Se trata de imitar la naturaleza no porque sea una “maestra moral”, sino porque funciona. No es que lo natural supere moral o metafísicamente a lo artificial: es que lleva más tiempo de exitoso rodaje.

Es necesario evitar los productos xenobióticos, es decir, aquellos productos químicos u organismos producidos artificialmente que resultan “extraños” para los sistemas naturales. Los estudios más recientes muestran cómo cantidades minúsculas de contaminantes pueden causar con el tiempo efectos desastrosos sobre los sistemas biológicos: lo que hemos aprendido en los años noventa sobre disruptores hormonales invita a extremar la prudencia. En cuanto a los organismos transgénicos, se les dedicará su debida atención en otros artículos.

El arquetipo biomimético que se expresa desde 1991 en la revista Biomimetics, funciona robando ideas a la naturaleza. Su hipótesis básica es que la evolución, a la larga, identifica soluciones óptimas; y por ello los seres vivos alcanzan a menudo una perfección funcional susceptible de estudiarse e imitarse.

La Biomimésis como arquetipo inspirador de la nueva medicina del siglo XXI, Terapéutica Ortomolecular y Restauración Biológica deberá centrar sus esfuerzos en la creación de una estrategia de restauración de los sistemas celulares dentro de los sistemas orgánicos del cuerpo humano, comprendiendo a fondo los principios de funcionamiento de la vida en sus diferentes niveles (y en particular en el nivel eco-sistémico) con el objetivo de reconstruir los sistemas humanos de manera que encajen armoniosamente en los sistemas naturales.

La Medicina Ortomolecular inspirada en el modelo biomimético, postula que para restaurar la salud, prevenir y curar las enfermedades degenerativas es necesario depurar al cuerpo humano de las sustancias químicas artificiales que se han acumulado en sus tejidos y mediante una dieta compuesta por alimentos naturales e integrales y complementos alimenticios proporcionar al organismo los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento, así como mantener el entorno ambiental limpio de contaminantes, de esa manera la mayoría de las enfermedades degenerativas atribuidas al actual modelo de civilización, no se manifestarían. Por tanto, es preciso asegurarse de que el nuevo modelo alimenticio y terapéutico representado por la Terapéutica Ortomolecular y la Estrategia de Restauración Biológica que se está configurando ya, aporte todos los nutrientes en cantidad y proporciones óptimas, como lo propuso Linus Pauling: Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular.

BIBLIOGRAFÍA

    Matthias Rath M.D. y Linus Pauling PH.D. Solución al rompecabezas de la enfermedad cardiovascular humana: Su principal causa es un déficit de ascorbato que induce el depósito de lipoproteína(a) y fibrinógeno/fibrina en la pared vascular.
    Matthias Rath M.D. y Linus Pauling PH.D. La apoproteína (a) es una proteína de adhesión.
    Matthias Rath M.D. y Linus Pauling Ph.D. La proteólisis inducida por la plasmina y el papel de la apoproteína(a), la lisina y los análogos sintéticos de la lisina
    Consuelo Cortés RODRÍGUEZ. Disruptores hormonales.
    WORLDWATCH INSTITUTE. La situación en el mundo 2001. Fundación Hogar del Empleado. Icaria. Barcelona.
    THEO COLBORN, JOHN PETERSON MYERS Y DIANNE DUMANOSKI. Nuestro futuro robado. Ecoespaña. Madrid.
    CHARLES T. McGEE. Salud, alimentación y medio ambiente. Paidós. Barcelona.
    FRANCISCO VARGAS MARCOS y otros. Sanidad Ambiental. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid.
    DIODORA CALVO y otros. Ciencias de la tierra y el medio ambiente. McGraw Hill. Interamericana de España. Madrid

Notas adicionales:
El Dr. Matthias Rath es un famoso médico y científico que ha logrado un revolucionario avance científico para en la prevención y el tratamiento de forma natural de la arteriosclerosis, enfermedad origen del infarto de miocardio y la apoplejía. Por lograr este avance se le concedieron las primeras patentes del mundo sobre la reversión natural de las enfermedades cardiovasculares.

El Dr. Rath discípulo de Linus Pauling es fundador de una nueva corriente medica denominada Medicina Celular, o en palabras de Pauling, Medicina Ortomolecular con una nueva comprensión científica, que establece que enfermedades degenerativas comunes en nuestras sociedades, también denominadas enfermedades de la civilización como el infarto de miocardio, la apoplejía o el cáncer son consecuencia de una carencia de vitaminas, minerales y otros biocatalizadores en los millones de células del cuerpo humano.

Las publicaciones científicas del Matthias Rath han aparecido en la prensa científica más renombrada, como por ejemplo Arteriosclerosis (American Heart Association) y Proceedings of the National Academy of Science (Academia de Ciencias de los Estados Unidos). Su libro Por qué los animales no sufren infarto y los hombres, ha sido traducido a doce idiomas y hasta ahora ha alcanzado un millón de ejemplares vendidos.

El Dr. Rath es el fundador y director del Instituto Internacional de Investigación y Desarrollo, cuya meta es erradicar las enfermedades comunes en nuestra sociedad mediante terapias naturales efectivas orientadas a las causas del problema y sin efectos secundarios.

Los innovadores conocimientos del Dr. Rath han provocado la reacción a escala mundial de la industria farmacéutica, orientada únicamente al tratamiento de los síntomas. Como contraofensiva, la industria farmacéutica trata desde hace años de imponer a la fuerza medidas proteccionistas a través de la ONU, el Parlamento Europeo y los Parlamentos de la mayoría de los países industrializados, cuyo objetivo sería prohibir cualquier información sanitaria vital relativa a las terapias con vitaminas y los medicamentos naturales.

Ácidos grasos desnaturalizados

Ácidos grasos desnaturalizados


Ácidos Grasos Desnaturalizados contra Ácidos Grasos Esenciales. Los Ácidos Grasos Desnaturalizados presentes en los alimentos, son sustancias artificiales creadas por la industria alimentaria, sumamente tóxicas. Por Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado.

Empezaré por explicar que existen dos ácidos grasos esenciales que deben forzosamente ser proveídos diariamente por los alimentos, se trata de dos ácidos grasos poliinsaturados de 18 carbonos, los cuales son: el ácido linoleico con dos instauraciones o enlaces dobles iniciadas en la posición omega 6 de la cadena de átomos carbono; y el ácido alfa linolénico con dos instauraciones o enlaces dobles iniciados en la posición omega 3 de la cadena de átomos carbono.

Estos dos ácidos grasos son considerados esenciales porque por una parte el organismo humano, al igual que todos los mamíferos, es incapaz de sintetizarlos, y por otra parte su presencia es necesaria para la vida y para la salud, y su insuficiencia y/o carencia, puede desencadenar un síndrome característico identificado y descrito en los años 30s, en casos graves y crónicos producir la muerte.

El ácido araquidónico derivado del ácido linoleico, es un ácido graso de 20 carbonos y tres instauraciones iniciadas en la posición omega 6 de la cadena de carbonos. Este ha sido considerado muchas veces como un acido graso esencial, pero en realidad es semiesencial, puesto que si el organismo cuenta con el abastecimiento de acido linoleico, el ácido araquidónico se puede sintetizar a partir de el.

El organismo humano requiere de un suministro suficiente y constante de los dos ácidos grasos esenciales para mantener la salud, prevenir y/o revertir enfermedades.

Pero, la industria alimentaria ha pervertido ese suministro con la creación de ácidos grasos alterados, con estructura y propiedades físicas y químicas distintas a las naturales, cuya única utilidad es incrementar la vida de anaquel de sus productos comerciales (sucedáneos de los alimentos naturales).

Los productos creación de la industria alimentaria, ya sean aceites, hidrogenados o no hidrogenados, margarinas, cremas vegetales, mantecas vegetales, mayonesa, y todo "alimento" que contenga estos ingredientes, son fuente abundante de ácidos grasos desnaturalizados, que sustituyen en la alimentación humana a los ácidos grasos naturales y esenciales.

Entre los ácidos grasos desnaturalizados por la industria alimentaria encontramos los siguientes:

Ácidos grasos cis-trans, más conocidos solamente como ácidos grasos trans. Son ácidos grasos mono o poliinsaturados cuya configuración enroscada cis-cis, se ha transformado por acción del calor (la estructura se transforma a temperaturas de 45 grados centígrados), en una configuración lineal denominada cis-trans.

    Ácidos grasos rancios, que son ácidos grasos oxidados. Son ácidos grasos bastante tóxicos. La oxidación se realiza en presencia del oxígeno y se cataliza por el calor.

    Ácidos grasos parcialmente hidrogenados. Son ácidos grasos mono o poliinsaturados a los que en uno de los enlaces dobles o huecos de la cadena de carbonos, se ha introducido de manera artificial un átomo de hidrogeno.

    Ácidos grasos totalmente hidrogenados. Son ácidos grasos mono o poliinsaturados a los que en todos sus enlaces dobles o huecos de la cadena de carbonos, se han introducido de manera artificial átomos de hidrogeno, creando una molécula artificial de ácido graso saturado.

    Estos cuatro tipos de transformación química producida en los ácidos grasos mono y poliinsaturados modifican no solo la estructura de la molécula original (natural), sino también sus propiedades físicas y químicas haciéndolos biológicamente inactivos y tóxicos. Por ejemplo: se modifica su punto de fusión, su punto de ebullición, su punto de evaporización, su reactividad química, y se nulifica su capacidad de ser sustrato de las enzimas de las vías metabólicas que conducen a la formación de eicosanoides de las tres series conocidas.

La presencia de ácidos grasos desnaturalizados produce como consecuencia un desorden bioquímico que altera fundamentalmente las membranas celulares. Modifica la permeabilidad, selectividad, flexibilidad, elasticidad y fluidez de las membranas protoplasmáticas, mitocondriales, y nucleares, enfermando a las células, conduciéndolas a un estado de deterioro y finalmente a una muerte prematura. Estos efectos degradan los tejidos, producen inflamación, radicales libros, aceleración del envejecimiento y alteran en si, todo el equilibrio y la homeostasis del organismo humano.

Es importante notar que aun cuando un aceite no haya sido sometido a un proceso de hidrogenación y carezca de ácidos grasos parcial o totalmente hidrogenados, va a ser sin embargo, una fuente importante de ácidos grasos cis-trans, y de ácidos grasos rancios, dos tipos de ácidos grasos desnaturalizados altamente tóxicos.

En consecuencia, la medida anunciada hace unos años en Nueva York de prohibir en los restaurantes y otros establecimientos de comida la utilización de aceites parcial o totalmente hidrogenados, es desde luego un gran avance, porque se suprimen dos ácidos grasos sumamente nocivos para la salud, pero dejan presentes en los alimentos dos tipos de moléculas de ácidos grasos tóxicos: los trans, y los rancios, además de otros graves inconvenientes para la salud.

Es una falacia que con prohibir los aceites hidrogenados se eliminen de la dieta los ácidos grasos trans y sus nefastas consecuencias para la salud. Estos ácidos grasos desnaturalizados, continuaran estando presentes en todos los alimentos que hayan sido confeccionados con aceites industrializados, y continuarán produciendo estragos en la salud de todas las personas que los consumen.

Quiero insistir en que es una aberración semántica afirmar que el nombre de ácido graso trans se deriva de ácido graso transformado, o de ácido graso transgénico, y también afirmar que si un aceite o grasa no esta hidrogenado, no contiene ácidos grasos trans, o bien que ácido graso trans es = a un ácido graso hidrogenado. Quiero dejar bien claro, el nombre de ácido graso trans se refiere a una configuración químico molecular.

EFECTOS PATOLÓGICOS DEMOSTRADOS QUE, PRODUCEN LOS AGTs:

    Disminución de colesterol HDL, lipoproteínas "buenas".

    Incrementos de colesterol LDL, lipoproteínas "malas".

    Incremento del índice aterogénico en el perfil de lípidos

    Incremento en suero sanguíneo del colesterol total entre de 20-30 miligramos %.

    Se han relacionado con el poco peso de los infantes a la hora de nacer.

    Descenso de la respuesta de las células a la insulina, lo cual puede tener efectos indeseables de los diabéticos.

    Incremento de los niveles de insulina en la sangre de los humanos como respuesta de la carga de glucosa, los que incrementa el riesgo de la diabetes ocasionando al parecer por una mayor resistencia a la insulina.

    Afectan la respuesta inmune por la baja eficiencia de la respuesta de las células B y el incremento y proliferación de las células T.

    Hacen decrecer los niveles de testosterona, incrementando el nivel de esperma anormal e interfiere con la gestación femenina.

    Inhiben las funciones de la membrana que se relaciona con las enzimas, como es el caso de la delta-6 desaturasa resultando en una decreciente conversión por ejemplo de ácido linoleico en ácido gamma linolénico y en ácido dihomogammalinolénico o ácido araquidónico.

    Causan diversas alteraciones en la actividad del sistema enzimático de los citocromos P-448 y P-450 que catabolizan las substancias químicas carcinógenas, drogas y medicamentos.

    Causan diversas alteraciones en las propiedades estructurales y funcionales de las membranas celulares y subcelulares, tales como las citomplasmáticas, nucleares y mitocondriales, alterando su estabilidad, fluidez, elasticidad y permeabilidad selectiva.

    Causan alteraciones en el tamaño y en el número de los adipositos, alterando la clase de lípidos y composición de sus ácidos grasos.

    Interfieren en la cadena metabólica de conversión de ácidos grasos omega 3 de origen vegetal en sus derivados más largos y más insaturados EPA y DHA. Provocando los efectos adversos típicos de una carencia de ácidos grasos omega 3.

    Incrementan peligrosamente la formación de radicales libres y la peroxidación lipídica. Lo que aumenta la producción de levuglandinas y lipofuscina pigmento senil que se acumula en el cerebro, corazón, nervios y piel alterando el funcionamiento celular.

Vitamina C: Un Impulso Esencial para la Producción de Carnitina en el Cuerpo

 Carnitina y Vitamina C

Claro, puedo proporcionarte un artículo breve sobre los beneficios de la vitamina C en la producción de carnitina para profesionales de la salud:
 

Vitamina C: Un Impulso Esencial para la Producción de Carnitina en el Cuerpo


La vitamina C, conocida por su papel en la salud inmunológica y como antioxidante, desempeña un papel igualmente crucial en la producción de carnitina en el organismo. La carnitina es una molécula esencial para el transporte de ácidos grasos hacia las mitocondrias, donde se convierten en energía. Para los profesionales de la salud, comprender la relación entre la vitamina C y la carnitina es esencial para promover la salud metabólica y cardiovascular de los pacientes.

**La Conexión entre Vitamina C y Carnitina:**

La carnitina se sintetiza en el cuerpo a partir de dos aminoácidos esenciales: lisina y metionina. Aquí es donde entra en juego la vitamina C. La vitamina C es necesaria para la conversión de la lisina en carnitina mediante la enzima lisil hidroxilasa. Sin suficiente vitamina C, esta conversión se ve obstaculizada, lo que puede afectar negativamente el transporte de ácidos grasos y la producción de energía en el cuerpo.

**Beneficios para la Salud:**

1. **Energía y Metabolismo:** La carnitina desempeña un papel vital en la producción de energía a partir de las grasas. Al garantizar una adecuada síntesis de carnitina, la vitamina C contribuye a un metabolismo de lípidos más eficiente, lo que puede ser beneficioso en la gestión del peso y la prevención de trastornos metabólicos.

2. **Salud Cardiovascular:** Al mejorar el transporte de ácidos grasos hacia las mitocondrias, la carnitina puede beneficiar la salud del corazón al reducir la acumulación de grasa en el tejido cardíaco. La vitamina C, al respaldar esta función, puede tener un efecto indirecto positivo en la salud cardiovascular.

3. **Función Inmunológica:** La vitamina C también es esencial para el sistema inmunológico. Al apoyar la producción de carnitina, puede ayudar en la síntesis de colágeno y la regeneración de tejidos, aspectos importantes en la respuesta inmunológica y la recuperación de heridas.

**Fuentes Alimenticias y Suplementación:**

Para asegurar un suministro adecuado de vitamina C y, por ende, de carnitina, se recomienda una dieta equilibrada rica en frutas cítricas, verduras de hojas verdes, pimientos y otros alimentos ricos en vitamina C. Para aquellos con deficiencia o necesidades específicas, los suplementos de vitamina C pueden ser una opción bajo supervisión médica.

**Conclusión:**

La vitamina C es más que una vitamina para el resfriado común. Su papel en la síntesis de carnitina es esencial para la producción de energía y la salud metabólica. Los profesionales de la salud deben estar conscientes de esta conexión para proporcionar orientación adecuada a los pacientes y promover un estilo de vida saludable y equilibrado que incluya fuentes adecuadas de vitamina C. Esta comprensión puede marcar la diferencia en la salud cardiovascular y metabólica de sus pacientes.

viernes, 9 de febrero de 2024

La llave de la Salud, la Vitalidad y la Longevidad

 La llave de la Salud, la Vitalidad y la Longevidad.

Límite de nuestro periodo máximo de vida. 

I de una serie de publicaciones sobre este tema. 

Por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña .

El cuerpo humano se encuentra programado genéticamente para envejecer y morir.

Pero los genes que controlan el ciclo de vida, el envejecimiento y la muerte, están también programados para permitirnos alcanzar una edad que oscila entre los 110 y los 120 años, acompañada de salud, vitalidad, con plenitud de nuestras facultades físicas y mentales y con independencia.

En efecto, los expertos y los investigadores en todos los campos de las ciencias, coinciden en que el cuerpo humano ha sido dotado con la capacidad para vivir un periodo máximo de vida de entre 110 y 120 años.

Nuestro código genético se encuentra programado para lograr ese periodo de vida y por lo tanto para repararse automáticamente cuando de los daños ocasionados por cualquier motivo manteniéndonos sanos, vigorosos, con una elevada calidad de vida y bienestar, hasta el límite impreso en nuestros genes.

Nuestras células, cuentan con los mecanismos biológicos y bioquímicos para autorepararse y reproducirse las veces suficientes para que nuestro cuerpo pueda alcanzar el límite de vida característico de nuestra especie, con una buena salud, con vitalidad, con autonomía, y con una calidad de vida aceptable.

No obstante esa capacidad, la mitad de las personas nacidas en un momento determinado mueren a una edad aproximada de 75 años.

Solamente una de cada 10,000 personas vive 100 años (llega a ser centenaria), solo una de cada 50,000 personas vive cerca los 110 años; y solo una de cada siete millones de personas llega a vivir 110 años y ser supercentenaria.

Eso nos debe conducir a reflexionar sobre las causas que originan que el 50 % de las personas solo alcancen los 75 años (y si lo logran lo hacen con una degradada salud y calidad de vida), porqué solo una de cada 10,000 llegue a los 100 años, y solo una de cada siete millones de personas llegue a los 110 años. Y porqué la mayoría de las personas que sobrepasan los 75 años viven plagados de enfermedades físicas y mentales y de innumerables molestias que disminuyen drásticamente su calidad de vida.

En otras publicaciones iremos abordando ese tema con mayor profundidad y amplitud.

domingo, 21 de enero de 2024

Alimentación Ortomolecular: ¡Comer lo justo y necesario!

Alimentación Ortomolecular: ¡Comer lo justo y necesario!

Entrevista a Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña, diplomado en nutrición, especializado en nutrición ortomolecular y antienvejecimiento, para la revista "Solo Mujer".

Cada día son más las adeptas que gana la Nutrición Ortomolecular. Muchas modelos, actrices y cantantes ya adoptaron este tipo de alimentación porque descubrieron sus múltiples beneficios, que además de lucir delgadas, les permite y mantenerse sanas y prevenir la aparición de enfermedades y por lo tanto, tener una mejor calidad de vida.


La palabra Ortomolecular deriva del prefijo griego Orto con significación de recto o correcto, y molecular con referencia a las moléculas clasificadas como nutrientes.

A juicio de Miguel Leopoldo Alvarado, Licenciado en Nutrición y Doctor en Naturopatía, especializado en Nutrición Ortomolecular, este tipo de alimentación procura proporcionar al organismo, un abastecimiento suficiente y equilibrado de las biomoléculas que constituyen la materia prima necesaria para mantener el cuerpo en buenas condiciones de salud y vitalidad.

La alimentación ortomolecular consiste fundamentalmente en satisfacer las necesidades nutricionales básicas de cada persona de manera individualizada. "Una dieta ortomolecular (molecularmente correcta) se caracterizaría por estar compuesta, exclusivamente, de alimentos frescos, naturales, integrales y de preferencia, orgánicos, es decir, sólo se debería de consumir los alimentos, tal como los encontramos en la naturaleza, estando exentos de sustancias químicas artificiales y de procesos industriales que alteran las propiedades benéficas de los alimentos", señala el Doctor en Naturopatía.

¿Qué debemos consumir?

Los alimentos que se recomienda comer en abundancia son en primer lugar los vegetales, a excepción de la papa u otros tubérculos porque son excesivamente ricos en hidratos de carbono. "Los vegetales, sobre todo cuando se consumen crudos, contienen una gran variedad y diversidad de vitaminas, minerales, oligoelementos, fitoquímicos, fibras alimentarias, y otras biomoléculas y sustancias que protegen y potencializan la salud. Se recomienda incluir en la alimentación una ensalada abundante de vegetales crudos todos los días. Los germinados de alfalfa, de trébol, de soya, de trigo y de brócoli, por su gran riqueza en enzimas naturales. Se recomienda comer fruta en abundancia, pero consumir con precaución las que tienen un alto índice glicémico como el plátano y las uvas", indica el profesional.

Respecto al consumo de vegetales y frutas, es también recomendable seguir la norma de 5 al día, que consiste en comer una variedad de 5 colores diferentes todos los días, lo cual garantizaría la obtención de diversos fitoquímicos con cualidades antioxidantes.

Los granos como el trigo, la cebada, el arroz, el mijo y sus derivados (pan, galletas, granola, pastas),deberán ser integrales y de preferencia orgánicos. "El consumo de este tipo de alimentos es muy recomendable, pero se debe evitar caer en excesos, pues demasiados hidratos de carbono aunque provengan de fuentes integrales, pueden causar alteraciones metabólicas, obesidad y a largo plazo diabetes", aconseja el Licenciado en Nutrición.

El yogur natural, bajo o exento de grasa, es muy recomendable por contener bacterias benéficas, que contribuyen a equilibrar la flora intestinal y a limpiar el colon, enzimas naturales y vitaminas, en especial del complejo B y K, y además, porque en el yogur las proteínas se encuentran semidigeridas y los minerales son más asimilables, que en la leche sin fermentar.

¿Qué no debemos consumir?

Alimentos elaborados con ingredientes refinados como azúcares, harinas blancas y aceites vegetales obtenidos o tratados con calor, refinados e hidrogenados, ya sea en forma parcial o total. "Es importante evitar las sustancias químicas utilizadas por la agroindustria, así como en la industrialización y en la elaboración culinaria de alimentos. De una manera muy especial los aceites y grasas industrializadas resultan sumamente toxicas por su contenido de sustancias artificiales como ácidos grasos trans. Los aditivos químicos como los conservantes y los preservantes son ingredientes severamente tóxicos y causantes de todo tipo de malestares y enfermedades crónicodegenerativas", advierte el especialista.

La leche se debe evitar, tanto en jóvenes como en adultos, porque éstos carecen de las enzimas adecuadas para digerir la lactosa y aprovecharla correctamente. En algunos casos, es la lactosa no digerida, es la causante de distintos grados de intolerancias y alergias.

¿Qué debemos consumir con moderación?

Los alimentos que se deben consumir con precaución y moderación son los que contienen cantidades abundantes de carbohidratos y grasas, la cantidad de estos macronutrientes estará determinada por la tolerancia individual de cada persona. "Las semillas oleaginosas se pueden consumir, pero con moderación ya que son de difícil digestión. Las carnes de ganado vacuno, las ave y el pescado se pueden comer con mesura, pero quitándoles la mayor cantidad de grasa posible", recomienda el experto en Nutrición Ortomolecular.

Beneficios para la Salud

La nutrición ortomolecular brinda múltiples beneficios, entre los que destaca, el fortalecimiento y revitalización de las células, tejidos y órganos del cuerpo humano, con el consiguiente incremento de la energía y la vitalidad, prevención de enfermedades y/o reversión de las ya existentes, mejoramiento de la calidad de vida, y prolongación de la juventud hasta una avanzada edad, previniendo así el envejecimiento y la mortalidad prematura.

Además, una alimentación individualmente correcta, aumenta el rendimiento físico e intelectual, en todos los ámbitos de la vida. "En el aspecto físico y estético permite lucir mejor a las personas, ya que mejora y conserva la elasticidad de la piel y previene o retarda la aparición de arrugas, evita y/o retarda la caída del cabello, y además mejora el tono y la fuerza muscular, la postura y la estética corporal. El ámbito psicosocial también se ve favorecido, ya que los alimentos proporcionan un mejor soporte nutricional al cerebro, mejoran también la sensación de bienestar, la vitalidad, el estado de ánimo, lo que incrementa la sensación de alegría, felicidad y amabilidad, favoreciendo a su vez, las relaciones interpersonales, familiares y de pareja". Una persona bien nutrida irradia alegría, energía, belleza, tranquilidad, amabilidad y agudeza intelectual, indica el experto.

Miguel Alvarado aconseja a las mujeres que procuren informarse bien y que sean perseverantes en seguir adecuadamente una dieta ortomolecular, ya que con ello notaran los efectos benéficos en unos cuantos días, y se prologaran a través del tiempo, hasta una edad avanzada. Y más importante aún es que consideren este tipo de alimentación como una fuente de salud, belleza, longevidad y vitalidad. También destaca que la única forma lograr un buen estado de salud y de calidad de vida es a través de una combinación de nutrición óptima, y un ejercicio físico apropiado, y con una actitud sana frente a la vida y hacia la sociedad. Recuerden: "la fuente de la salud, la belleza y la longevidad, se encuentra en la cocina (en lo que comemos) y en el gimnasio (en nuestra actividad física)".

--
AHANOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Diplomado en Nutrición, Nutrición y Antropometría Aplicada al Deporte, Nutrición Clínica y Bariatría, Medicina Antienvejecimiento y Doctor en Naturopatía, especializado en Nutrición Ortomolecular y Antienvejecimiento.

Fundador y Presidente de Asociación Hispano Americana de Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento A.C. (AHANAOA.A.C).

 

lunes, 10 de abril de 2017

Determinante fundamental de la salud pública mundial

El rápido aumento de la carga que representan las enfermedades no transmisibles es un
determinante fundamental de la salud pública mundial. En 1999 esas enfermedades contribuyeron aproximadamente al 60% de las defunciones mundiales y al 43% de la carga mundial de morbilidad. Aproximadamente la mitad de esas defunciones son atribuibles a enfermedades cardiovasculares. Partiendo de las estimaciones actuales, se prevé que para el año 2020 esas enfermedades serán la causa del 73% de los fallecimientos y del 60% de la carga de morbilidad.

El 79% de las defunciones atribuidas a enfermedades no transmisibles se producen ahora en los países en desarrollo, donde la mayoría de las personas afectadas por dichas enfermedades tienen entre 45 y 65 años de edad. Sólo en China y la India, la carga de enfermedades cardiovasculares es mayor que en el conjunto de los países industrializados.

Situados en el otro extremo del espectro de la malnutrición, el sobrepeso y la obesidad infantiles están multiplicando los problemas mundiales de salud pública. Según un análisis reciente de los datos nacionales de 79 países donde vive un 87,8% de los niños menores de cinco años de países en desarrollo, la tasa de prevalencia general de sobrepeso a esa edad en los países en desarrollo era de un 3,3% (17,6 millones) (véase el anexo, cuadro 2).3 Las tasas de sobrepeso y obesidad están aumentando en muchos países y 21 de ellos ya tienen una prevalencia mayor del 5%. Hay considerables indicios de que la obesidad infantil va asociada a hipertensión, diabetes, enfermedades respiratorias, afecciones ortopédicas y trastornos psicosociales durante la infancia. Sin embargo, su contribución a la obesidad en el adulto y a la morbilidad y la mortalidad asociadas, así como a efectos independientes que a su vez contribuyen a aumentar el riesgo de  enfermedades crónicas en etapas posteriores de la vida, son objeto de una inquietud aún mayor.4  
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD
55ª ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD A55/14 Punto 13.10 del orden del día provisional 19 de marzo de 2002


Las investigaciones epidemiológicas y sociales comunitarias realizadas en diferentes partes del mundo han permitido determinar claramente los múltiples factores de riesgo de las principales enfermedades no transmisibles, así como su origen en modos de vida insalubres y un medio ambiente contaminado. Los riesgos potenciales se pueden  determinar ya desde la temprana infancia, lo que pone de relieve que la prevención debe comenzar en los primeros años de la vida y prolongarse durante la adolescencia y la  adultez. La estrategia se basa en un número de factores de riesgo modificables  notablemente comunes, como el consumo de tabaco, una dieta hipercalórica (en particular con un contenido elevado de grasas saturadas), el consumo de alcohol y la falta de actividad física (recientemente se han añadido a la lista el estrés y la contaminación ambiental); en la edad adulta esos factores se hallan a menudo presentes en  combinaciones variables. El tabaquismo solamente es responsable del 90% de los casos de cáncer de pulmón, del 75% de las enfermedades respiratorias obstructivas crónicas y del 25% de los casos de infarto del miocardio en los países desarrollados. Una dieta hipercalórica y una vida sedentaria dan lugar a obesidad y cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares, algunas formas de cáncer, diabetes y enfermedad reumática crónica.